• Mar. Nov 30th, 2021

    Dinamicas de grupo para hablar en publico

    Poradmin

    Nov 23, 2021
    Dinamicas de grupo para hablar en publico

    Definición de hablar en grupo

    ¿Has trabajado alguna vez en un grupo en el que parecía que todo el mundo «encajaba»? No había ninguna tensión latente y parecía que los puntos fuertes de cada persona se solapaban perfectamente con los puntos débiles de los demás. Esto no es un accidente: los grandes líderes se esfuerzan mucho por reunir grupos que tengan una fuerte dinámica de grupo.

    La dinámica de grupo es una medida de la forma en que un conjunto de personas funciona conjuntamente. Es tanto la eficiencia de lo productivo que es el grupo (es decir, lo mucho que se logra y la calidad) como la facilidad con la que los grupos trabajan juntos (es decir, la frecuencia con la que el grupo se atasca, la forma en que las personas se ayudan entre sí, etc.). Cuando conseguimos que la parte del «trabajo conjunto» sea correcta, es mucho más fácil conseguir resultados de alta calidad.

    Cuando cada persona entiende en qué dirección va el equipo y por qué, están alineados. La alineación garantiza que no haya ambigüedad y que todos puedan marchar en la misma dirección. Esto alivia la tensión y ayuda a crear una fuerte dinámica de equipo. Se puede crear una alineación escribiendo los planes, obteniendo la aprobación temprana de los líderes que van a poner en práctica los planes y comunicando regularmente los progresos.

    Wikipedia

    La dinámica de grupos es un sistema de comportamientos y procesos psicológicos que ocurren dentro de un grupo social (dinámica intragrupal), o entre grupos sociales (dinámica intergrupal). El estudio de la dinámica de grupos puede ser útil para comprender el comportamiento en la toma de decisiones, seguir la propagación de enfermedades en la sociedad, crear técnicas terapéuticas eficaces y seguir la aparición y popularidad de nuevas ideas y tecnologías[1]. Estas aplicaciones del campo se estudian en psicología, sociología, antropología, ciencias políticas, epidemiología, educación, trabajo social, estudios de liderazgo, estudios empresariales y de gestión, así como en estudios de comunicación.

    La historia de la dinámica de grupos (o procesos de grupo)[2] tiene una premisa subyacente y constante: «el todo es mayor que la suma de sus partes». Un grupo social es una entidad que tiene cualidades que no pueden entenderse sólo estudiando a los individuos que lo componen. En 1924, el psicólogo de la Gestalt Max Wertheimer propuso: «Hay entidades en las que el comportamiento del conjunto no puede derivarse de sus elementos individuales ni de la forma en que estos elementos encajan entre sí; más bien ocurre lo contrario: las propiedades de cualquiera de las partes están determinadas por las leyes estructurales intrínsecas del conjunto» (Wertheimer 1924, p. 7)[3] (La proposición sigue siendo cuestionable [¿por quién?], ya que los biólogos modernos y los teóricos del juego sí buscan explicar las «leyes estructurales del conjunto» en términos de «la forma en que los elementos encajan entre sí»[cita requerida]).

    El arte de hablar en público

    La muerte se cita a menudo como el segundo mayor temor de la gente, mientras que hablar en público ha reinado en el número uno durante bastante tiempo. Aunque yo elegiría un discurso antes que la muerte, probablemente hubo un momento en mi vida en el que me habría planteado seriamente la elección. En la universidad, mi especialidad era la comunicación, pero nunca me apunté a Comunicación 101 porque había que hacer una presentación delante de la clase. Pensé que era muy hábil por evitar la clase. No me imaginaba que mi carrera de liderazgo me pondría en situaciones de presentación con regularidad.

    Afortunadamente, ya me he recuperado totalmente de mi laliofobia (miedo a hablar en público). Decidí que este miedo no iba a limitar mi carrera. Para ello, asistí a cursos de formación y realicé mi propia investigación sobre habilidades de presentación. A continuación, siete de los consejos más útiles que descubrí para convertirme en un presentador dinámico.

    1. Prepárate: Conoce a tu público y lo que quieres que sepa. Comprende los datos demográficos de tu audiencia (por ejemplo, profesión, normas de vestimenta, nivel educativo). Prepare su presentación para satisfacer sus necesidades. La gente tiende a recordar sólo 3 ó 4 puntos de una presentación. ¿Cuáles son los puntos principales que quieres que tu público recuerde? Ayude a su público a recordar esos puntos:

    Ejemplo de grupo de contenido/mensaje

    Aunque una idea errónea del término «hablar en público» es hablar ante un gran número de personas, no siempre es así. De hecho, lo más habitual es hablar en público ante grupos reducidos. Ejemplos de ello son los discursos de ventas, las presentaciones corporativas, los talleres, etc.

    Sin embargo, independientemente del tamaño de la audiencia, hablar delante es igual de angustioso. El público puede ser más pequeño, pero la presión es la misma. Pero no te preocupes, estamos aquí para ayudarte a aliviarlo. Puedes tomar nota de los siguientes consejos para garantizar la máxima eficacia de tu discurso.

    Que tu público sea más reducido de lo habitual no significa que tenga menos valor. Tenlo en cuenta, tener un público más limitado te da la oportunidad de tener una relación más íntima con ellos. Aproveche esta circunstancia para garantizar la máxima eficacia de su presentación.