• Vie. Nov 26th, 2021

    Se pueden congelar las castañas

    Poradmin

    Nov 15, 2021
    Se pueden congelar las castañas

    Cómo cocinar castañas peladas congeladas

    No hay ningún fruto seco como las castañas. Su sabor único, dulce y mantecoso, las convierte en el complemento perfecto para una gran variedad de platos, desde la cena hasta el postre. Sin embargo, su temporada es corta. Y su preparación puede ser complicada.

    Sí, se pueden congelar las castañas. Las castañas se pueden congelar durante unos 9 meses. Para congelar las castañas, hay que prepararlas primero y pelarlas. Una vez peladas, puedes congelarlas primero en una bandeja de horno y luego embolsarlas.

    Antes de congelar las castañas, hay que prepararlas. Aunque puedes meter las castañas sin preparar en el congelador con su cáscara, no tiene sentido. En lugar de eso, haz primero el trabajo de preparación para tener listas las castañas en el congelador.

    Asarlas despuésLas castañas tostadas al fuego son la personificación de la Navidad. Pero si quieres tostarlas, hazlo después de sacarlas del congelador. Si las tuestas antes, verás que su sabor se degrada más rápido.

    Una vez que estés listo para cocinar con tus castañas, es el momento de sacarlas del congelador. Al igual que con otras frutas y frutos secos, puedes cocinar con tus castañas peladas y congeladas de inmediato para preparar deliciosos platos.

    Cómo conservar las castañas con cáscara

    Las castañas son una delicia invernal y, cuando están en oferta, puede ser difícil resistirse a comprar demasiadas de una vez. Las castañas son frágiles y necesitan una atención especial para evitar que se enmohezcan o se sequen. Para evitar que se desperdicien, te damos unos sencillos consejos de conservación.

    Resumen del artículoPara conservar correctamente las castañas, mantén las castañas frescas sin pelar a temperatura ambiente en un lugar seco y bien ventilado durante un máximo de una semana. Si quieres que las castañas frescas duren un poco más, guárdalas en una bolsa de plástico abierta en el frigorífico durante 2-3 semanas. Para las castañas peladas y asadas, envuélvalas en un trozo de papel de aluminio y colóquelas en el frigorífico, donde estarán frescas durante 2-3 días. Para prolongar la vida útil de las castañas peladas, coloque el paquete de papel de aluminio en el congelador hasta 1 mes. Si quieres saber cómo preparar una bolsa para guardar las castañas en el frigorífico, ¡sigue leyendo!

    Conservación de castañas en tarros

    No hay ningún fruto seco como las castañas. Su sabor único, dulce y mantecoso, las convierte en el complemento perfecto para una gran variedad de platos, desde la cena hasta el postre. Sin embargo, su temporada es corta. Y su preparación puede ser complicada.

    Sí, se pueden congelar las castañas. Las castañas se pueden congelar durante unos 9 meses. Para congelar las castañas, hay que prepararlas primero y pelarlas. Una vez peladas, puedes congelarlas primero en una bandeja de horno y luego embolsarlas.

    Antes de congelar las castañas, hay que prepararlas. Aunque puedes meter las castañas sin preparar en el congelador con su cáscara, no tiene sentido. En lugar de eso, haz primero el trabajo de preparación para tener listas las castañas en el congelador.

    Asarlas despuésLas castañas tostadas al fuego son la personificación de la Navidad. Pero si quieres tostarlas, hazlo después de sacarlas del congelador. Si las tuestas antes, verás que su sabor se degrada más rápido.

    Una vez que estés listo para cocinar con tus castañas, es el momento de sacarlas del congelador. Al igual que con otras frutas y frutos secos, puedes cocinar con tus castañas peladas y congeladas de inmediato para preparar deliciosos platos.

    Conservación de castañas en alcohol

    En todo el hemisferio norte, las castañas sólo caen en septiembre y octubre. Son perecederas y deben ser refrigeradas para retrasar su deterioro, principalmente por el moho. Si se deja secar, el núcleo de la castaña, al ser una semilla viva, morirá pronto y perderá sus protecciones enzimáticas naturales contra el moho. (Por otro lado, con un poco de secado su almidón se convierte en azúcares naturales, que realzan el sabor de la castaña). Lo ideal es que las castañas frescas se almacenen a una temperatura de 32F con una humedad alta en bolsas de malla u otras bolsas transpirables. Si se almacenan en bolsas de plástico sin ventilación, las castañas transpirarán y la humedad atrapada acelerará el enmohecimiento. Almacenadas en buenas condiciones en el frigorífico, las castañas deberían conservarse durante uno o dos meses.

    Las castañas pueden congelarse una vez peladas. Los granos de castaña descongelados son estupendos para recetas que requieran purés y confecciones, y están bien para sopas, guisos, etc. Hemos utilizado castañas congeladas de más de un año y, en todo caso, ¡son más dulces!  Pero, nuestro lema es: ¡Cómetelas, no las guardes!